Forja Lebrija – Golpe a Golpe – Juan José Gómez Delgado

Introducción

Poco ha cambiado en los siglos el trabajo en la fragua: yunque, martillos y mazas, tenazas, punzones y limas.

¡Y a la labor!: estirado, rebajado, curvado y hendido. Pero sobre todo calor, mucho calor. Metales al rojo entre carbones y brasas, el fuelle alimentando la llama y la mano del herrero, mitad viva, mitad forjada.

«Es una lucha entre David y Goliat»

El peto de cuero protege y viste al artesano, engaña al fuego y escuda la piel, que no al alma, que se aviva y se forma con la pieza, que golpea y marca. Es una lucha entre David y Goliat que solo se ha de ganar con sabiduría, entre el hombre y el fuego que solo la determinación puede templar.

Cuadro sobre forja antigua

El herrero, desprovista su tarea artesana de las máquinas de nuestra era, logra su trabajo con las artes enseñadas por Hefesto, así rebautizado como artista, el siglo XXI contempla al forjador por su valor humano y el neto del metal no es más que la tela del lienzo o el instrumento del músico.

El arte cobra vida con la pieza, la pieza se torna en arte, y la vida se cobra la vida entregada al oficio con maestría y orgullo.

Se forja una voluntad, se forja la determinación y se forja un camino.


Forja Lebrija

He tenido el placer y la oportunidad de conocer muy de cerca el trabajo de Forja Lebrija, de hablar con Juan José y de tener su trabajo en mis manos, dedicado y exclusivo en piezas que sé que me sobrevivirán y que al contrario de nuestra esencia, el tiempo irá revalorizando y cubriéndolas con su pátina lustrosa y noble.

Forja Lebrija – Juan José Gómez Delgado

Ver el funcionamiento de su taller es como saltar en el tiempo.

El mismo trabajo bien podría haber sido en otro siglo “la reja que jurase” la copla, la barandilla en el balcón de los enamorados versos de Verona o las candelerías de un mesón en La Mancha donde algún caballero velara sus armas.

Premio Andaluz de Artesanía 2019

Entre lo grande y lo pequeño, entre orgullosas cancelas señoriales y dignos abridores, entre lo funcional y la escultura, un muestrario de lo tradicional y lo nuevo forman el día a día de un taller y una marca que acumula méritos y reconocimientos como el “Premio Andaluz de Artesanía” del 2019 o el Andanatura al “Mejor Producto Artesanal” 2018.

Me apasiona ver el trabajo de vedad y bien hecho. Ver a Juan José en Forja Lebrija es como ver al capitán en su barco, dirigiéndolo tranquilo y seguro.

Golpe a golpe las piezas van tomando forma, la fragua arde cada mañana y las ideas se tornan férreas con la voluntad sostenida firme junto al mazo. La tormenta industrial e impersonal queda sorteada lejos. Somos lo que hacemos: fuego, metal y arte.

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Post que también te pueden interesar:

Denominaciones de origen para la artesanía y la industria tradicional

Pedro Gamundi – La piel de la artesanía

Cerámica de Talavera – La cerámica del color

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.