D.O.P. Pimentón de la Vera

D.O.P. Pimentón de la Vera – El tiempo y sus secretos

En las tierras altas del noreste de Cáceres se produce la D.O.P. Pimentón de la Vera. Rebosante de sabor y color, es una especia esencial en la cocina española.

En modo casero

Está lloviendo mucho en las últimas semanas. Soy de los que piensa que el año es muy largo y debe de haber lugar para todo.

En estos fines de semanas, el tiempo invita a quedarse en casa. Yo encuentro todo un remanso de paz perfecto para hacer mil cosas dentro del hogar. Son tardes perfectas para leer, escribir o jugar en la mesa, pero sobre todo, lo que más me llena, es pasarme las horas en la cocina. Me encanta preparar lo primero que se me ocurra, tirando de todo lo que voy encontrando por la despensa.

Pan con semillas, galletas, un flan de huevo bien horneado, bizcochos, todo cabe en estas tardes en las que no deja de llover. La casa se va llenando de olores que dejaran un recuerdo imborrable en la memoria. Pero sobre todo, lo que más me gusta, es disfrutar del placer de cocinar a fuego muy lento, para que el tiempo deje también su sabor y sea ese ingrediente secreto imposible de rastrear. Mi secreto.

Con toda la tranquilidad del mundo, me encanta preparar platos bien condimentados, de esos que hay que dejar reposar 24 horas para después cocinarlos al día siguiente. Adobos, marinados, macerados en mieles, vinos o licores. Cuando el tiempo sobra hay que saber atraparlo y yo lo hago con esas recetas llenas de clavo, tomillo, orégano o pimentón.

D.O.P. Pimentón de la Vera

En las tierras altas del noreste de Cáceres, una naturaleza exuberante se extiende por las faldas de la Sierra de Gredos. En las comarcas naturales de La Vera, Campo Arañuelo, Valle del Ambroz y Valle del Alagón, privilegiada por las brisas de montañas y valles, se elabora el Pimentón de la Vera con su Denominación de Origen Protegida desde 2005.

Rebosante de naturaleza, sabor y color, la historia del Pimentón de la Vera se remonta al siglo XVI. Fue introducido en la comarca por los monjes jerónimos del Monasterio de Yuste que supieron ver y apreciar la calidad de la tierra y el clima de la zona para el cultivo de tan preciada especia. Desde ese momento, poco a poco, la sabiduría de su elaboración iría traspasando las religiosas tapias hasta llegar al pueblo. A día de hoy y desde hace mucho años, es unas de las principales fuentes de cultura y riqueza de sus habitantes.

Tres son los tipos del producto certificados por la D.O.P.: Dulce, agridulce o picante. Se elaboran con las variedades de pimientos Bola, Jaranda, Jariza y Jeromín. El sabor propio de la marca viene determinado por el natural proceso de secado con leña de encina y roble que le confiere no solo paladar, sino también un aroma ahumado y un brillo característico que marca la diferencia de calidad apreciada en la alta cocina.

La buena cocina española sabe sacar provecho de todas las altas cualidades de esta especia en multitud de chacinas, embutidos, sobrasadas y platos llenos de un sabor característico de nuestra tierra. No en vano, conocido en algunos círculos como la pimienta española, basta espolvorear una pizca sobre unas patatas fritas para obtener un sabor nuevo e intenso.

Platos tan nuestros como el pulpo a la gallega o los adobos, entre otros muchos, deben gran parte de su sabor y reputación a la mágica presencia de este ingrediente.

Cazuela de patatas y huevo aderezara con Pimentón de la Vega
Cazuela de patatas, huevo y jamón aderezara con Pimentón de la Vega

El sabor en una pizca

Siempre he considerado el uso de las especias y los condimentos como un arte superior en el mundo de la cocina. Está claro que, de partida, si seleccionamos las mejores materias primas ya tendremos gran parte de la receta del éxito lograda. Pero hay más hasta conseguir ese sabor insuperable.

Ese pequeño pellizco o pizca que tomamos de los pequeños botes con la punta de los dedos, contiene en esencia esa diferencia que hará que del aroma un recuerdo imborrable. Hacer la boca agua, como se suele decir, es el resultado de la maestría en el uso de lo poco.

La magia de las especias está en el matiz, dar mucho con tan solo una pizca, toda una idea con tan solo una palabra.

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.