De bellotas – Sabor Ibérico de un licor

Pocos frutos gozan en nuestros días de la fama y el reconocimiento que se merecen.

En el caso de la bellota de encina, su reputación y calidad ha llegado hasta nuestros días encumbrada de la mano de los productos derivados del cerdo ibérico criado y alimentado en las dehesas andaluzas y extremeñas. El distintivo “de bellota” es sin duda, un añadido de distinción y sabor insuperables.

Tradicionalmente, no sólo han sido consumidas por el ganado. En la mesa típica ibérica, las bellotas dulces han estado presentes habitualmente tal cual, crudas o bien cocidas o asadas.

Del mismo modo, son muchas las recetas que incorporan este fruto para crear postres, dulces y licores. La harina de bellota fue muy apreciada antaño para la elaboración de pan. Es un alimento rico en hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales.

El licor de bellotas es, sin lugar a dudas, uno de los grandes exponentes que también ha contribuido al buen nombre de los productos de la dehesa. Su color, oro viejo, y su aroma y sabor; transmiten toda la esencia de este espirituoso cargado de tradición y prestigio.

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Post que también te pueden interesar:

Chinchón – El anís con nombre propio

Brandy de Jerez – El sabor del tiempo

Cantueso alicantino – Flor a flor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.