La castaña – Reina del otoño en la Sierra de Aracena

La castaña – Reina del otoño en la Sierra de Aracena

La castaña es el fruto más representativo de la Sierra de Aracena y el símbolo inequívoco de la llegada del otoño a los campos.

Relato de noviembre

Retazo de algo que una vez escribí:

-«…Llegué a lo más alto del cerro. Atrás, mis huellas se perdían confundidas entre las hojas de los castaños que alfombraban la vereda y los campos de alrededor. La tierra mojada, el cielo encapotado y el aire húmedo y borracho de fragancias. Todo me decía que esta tarde no podía ser otra que las que nos trae noviembre en mi Sierra.

Habíamos seguido el camino guiados por las piedras de las viejas tapias, que hablaban de sus muchos años. Yo veía también mis recuerdos de la primera vez que pasé por aquí en compañía de mi abuelo. Me solía traer en las tardes de los domingos, junto a su huerto, a coger castañas.»-

El calor de los primeros fuegos es más que suficiente para fundir prosa y versos. Se reinauguran candelas, hogares y lumbres. La leña vuelve a ser y las chimeneas a exhalar. La ropa, las mangas y los abrigos, vuelven a aparecer justo donde quedaron colgados en abril.

Noviembre ya son fríos, lluvias y oscuras tardes. Para mí, horas de lecturas bajo mi luz y en mi sillón. La combustión de tantas páginas incendia mis pensamientos y fantasías. La lectura es cálida y recogida. Las hojas y sus bordados en tinta, abrigan y visten los pensamientos a salvo de los fríos y vergüenzas de la ignorancia. El más poderoso de los músculos, el gris, solo se ejercita con la suma infinita de pocos gramos. Bastan los dedos inmersos en dos colores, blanco y negro, para descubrir las palabras y pasar las páginas de un libro o tocar las teclas de un piano.

Libro y piano - Las pequeñas cosas en la vida
Libro y piano – Las pequeñas cosas en la vida

De cuando en cuando, el calor de un té. Y de tarde en tarde, el placer de un poco de chocolate. El hilo de esta felicidad es sencillo y teje tela suave y resistente.

Las farolas se encienden temprano y se vuelve a casa pronto. La mesa de camilla vestida con las enaguas largas y gruesas vuelve a reunir a las familias. Aún recuerdo aquellos braseros de cisco o picón, los sacos grandes almacenados en la bodega y aquella tarea de «echar copa» cuya acepción empieza a perderse y hundirse en el diccionario*. Con los ojos de la memoria, veo a mis abuelos cada mañana y cada tarde removiendo y apartando las brasas para prender el nuevo.

La castaña en la Sierra de Aracena.

Desde el siglo XVI, es la castaña el fruto más representativo de la Sierra de Aracena y el símbolo inequívoco de que el otoño ha llegado a los campos. En los pueblos de Aracena, Los Marines, Castaño del Robledo, Fuenteheridos y Galaroza entre otros, el espectáculo tiene el color pardo del fruto y las hojas tapizando la tierra.

La vida se transforma. No solo por el matiz rojizo que cubre sus caminos y montes sino, además, por el devenir de sus lugareños con las tareas propias que el “apaño” de la castaña requiere y todas las actividades que a su alrededor giran. Cubos, sacos y remolques recorren los carriles y las fincas. Entre los erizos y las primeras hojas hay que recoger el fruto otoñal. Brillante, nuevo y lavado por la lluvia, es el esfuerzo de generaciones que han sabido cuidar y replantar cada loma y cada castaño. Centenarios árboles casi todos, intento imaginar cómo y desde dónde verán sus creadores sus obras.

Desde nuestros días, resulta extraño comprender una tarea generacional. Nuestra cultura es inmediata y rápida, con sabores y aromas cada vez más insípidos y volátiles. Me pregunto si se habrá perdido esa sabiduría del mañana, de la espera y el porvenir.

Me gusta reencontrarme con los sabores de temporada. Es el más delicioso de los cumpleaños para celebrar cada mes. Nueces, setas, membrillos, madroños y el tan esperado mosto serrano. Hay placeres sin precio que no están a la venta. Están ahí, claro que sí, pero sólo para los que lo saben buscar y trabajar.

El tostón

Asar castañas – Tostón de castañas

Del verbo tostar, se deriva la voz serrana de tostón, aunque quizás también tenga algo que ver con la lata o pesadez de tener que pelar las castañas una a una.

Llegadas estas fechas, de niño, recuerdo que era palabra maestra para aderezar las tardes oscuras, largas y frías. Hacer un tostón era un rito familiar. El fuego, la sartén o cazuela de barro agujereada y las castañas traídas el domingo anterior, era todo lo necesario para entretenernos durante un par de horas. El delicioso sabor de recompensa se pagaba con los dedos negros y alguna que otra insignificante quemadura propia de la impaciencia infantil.

Por suerte, es una vivencia que puedo evocar cada año y que mi hijo ya ha aprendido a valorar y disfrutar.

Cocina de otoño

La gastronomía también cambia durante estas fechas y son muchos los visitantes que se reciben en los preciosos hoteles rurales, atraídos por el placer de probar las castañas asadas tal cual o en potajes, guisos y postres.

Dulces, pasteles, cremas y licores; mil y una son las recetas que las ensalzan como principal ingrediente.

Cada pueblo serrano realza su personalidad en estos días y puentes festivos. Los Marines con su Feria del mosto, Aracena con la del Jamón Ibérico, Fuenteheridos con la Feria de la Castaña… Cada fin de semana, en cada rincón serrano, un evento, una celebración, unas setas que probar y un paisaje por descubrir.

Desde Windroseblog, en estas páginas, nos encanta recomendar todos esos sabores auténticos que poco más dejan por añadir. Sabores de toda la vida que no necesitan presentación y hemos ido encontrando, año tras año, en ese lugar tan especial al que nos gusta volver.

Miel, queso, ibéricos, artesanía, senderismo, cultura y el impresionante paté de castañas con Jamón.

¡Salud!

Dulces y pasteles elaborados con castañas
Dulces y pasteles elaborados con castañas

Nota: Desde Windroseblog agradecemos a Jorge Garrido de ©Sierra.photo.blog, la fotografía de portada de este artículo.

* En el enlace al diccionario de la RAE, acepción número 8.

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

close

¡Suscríbete a Windrose!

Es gratis, delicioso y actual

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *