Dulce de castañas con alcohol - Fotografía de ©Jorge Garrido

Dulce de castañas en alcohol – Gran placer gourmet

Un postre directo a endulzar el alma por encima del cuerpo. El dulce de castañas con un toque de alcohol es un placer mayor con el mejor sabor

Invierno de sabores

Estos meses son sinónimos de descanso para la mayoría de árboles y plantas. Las tierras de las huertas esperan hasta la primavera para volver a ser plantadas. Sí, sé que es cierto que en los supermercados y fruterías nunca falta de nada, pero eso es otra historia. La conquista de las adversidades es algo que siempre ha motivado a nuestra raza, a pesar de que los resultados sean más costosos que de provecho.

El ciclo natural de la caza, la pesca y la recolección de cada fruta, parece ya algo más ligado a la mitología que a la realidad palpable. Sin entrar en más detalles, han sido ya muchas las veces que desde estas páginas hemos abogado por la naturalidad, la frescura y el sabor de la temporalidad de los alimentos. Además, como gran tesoro inmaterial de toda nuestra cultura gastronómica, está el arte de la conserva, tan cercana y deliciosa cuando se hace desde nuestras propias cocinas.

La abundancia del final del verano y el otoño, a poco que le dediquemos unas horas frente a las artes culinarias y sus nubes de sabores y olores; queda perfectamente guardada a disposición de meses. Botes, tarros y chacinas colocados en las alacenas, son los auténticos tesoros para disfrutar. El dinero no se come y la única posesión con que nacemos y vivimos es el tiempo. La frase «no tengo tiempo» se ha convertido en una coletilla que destroza lo verdaderamente importante que venimos a hacer a este mundo.

Es cierto que la cultura de la ciudad deja todas estas prácticas y valores muy en segundo lugar. El tamaño de las cocinas, desde hace ya mucho tiempo, no es el que solía ser. ¡Llamadme nostálgico! pero creo que no todos los cambios están siendo para mejor.

— windroseblog.es —

La potencia de la castaña en las sierras españolas es motivo de fiestas y celebraciones de todo tipo. La mía, La Sierra de Aracena, se llena de visitantes deseosos por contemplar el espectáculo de los campos tapizados con su tono rojizo. Las recetas de las pastelerías y los restaurantes se adaptan dejando el lugar de honor que le corresponde. Aparecen los puestos con sus chimeneas, vendiendo sus conos de asadas en las esquinas y el olor invade buena parte de las calles más concurridas.

Por mi parte, entre mi hijo y yo damos buena cuenta de ellas con la temporada de chimenea recién inaugurada. Esa vieja sartén con sus agujeros para la tarea, espera paciente de año en año la llegada de este momento.

Dulce de castañas en alcohol

Hace algunas semanas publiqué el maravilloso licor que está calentando mis sobremesas de este pasado diciembre. Aún me dará para buena parte de enero si no más. En estas fiestas que acaban de terminar, han sido muchos los amigos que han pasado por mi casa y han tenido la oportunidad de disfrutar de una copita. Todo han sido alabanzas aunque me esté feo el decirlo. 😉

De aquella receta y todas las castañas asadas que usé en su elaboración, tras separar y filtrar el licor, quedó toda la fruta en pequeños trocitos bien empapados de alcohol. Aunque la idea primera ya estaba hecha, pensar en tirar todo aquello me supuso un verdadero sacrilegio que, por supuesto, no estaba dispuesto a cometer. La mitad la guardé en pequeñas bolsitas en el congelador con idea de usarlas la próxima vez que fuera a preparar flanes o pudin. Perfectamente macerada, se me antoja un ingrediente perfecto para esos postres.

Para la otra mitad imaginé un destino igual de dulce pero a través de otro camino bien distinto. Un pequeño cazo, el zumo de un limón, un chorrito de agua y la mitad del peso de las castañas en azúcar fue todo lo necesario. Calentar a fuego muy lento, mover para que no pegue y poco más. En poco minutos estaba ya hecho.

— windroseblog.es —
Dulce de castañas con alcohol - Fotografía de ©Jorge Garrido
Dulce de castañas con alcohol – Fotografía de ©Jorge Garrido

Si confitura, dulce, mermelada o compota, es difícil para mí de concretar. Supongo que todas valen. En cualquier caso el resultado es delicioso. A todo el sabor de la castaña más natural rica que pueda encontrar, cogida en los alrededores de mi casa, se le une el dulzor del azúcar y ese toque mayor de la presencia de alcohol. Llené varios tarros pequeñitos, los tapé fuerte con su tapa y los dejé enfriar boca abajo. Es un truco de conservación para periodos de uno o dos meses.

La siguiente vez que tuve que ir al supermercado, me apunté yogurt natural. El postre para los próximos días iba a ser gourmet y sibarita. Un pequeño cuenco y unas ralladuras de chocolate completaron la foto y una mezcla de sabores para la que no encuentro adjetivos con que hacer justicia.

Cuestión de momentos

En el suceder cotidiano de todos los eventos que llenan horas, días y semanas; es de maestros encontrar aquellos que son sólo para uno mismo, para disfrutar, apartando el tiempo y su bullicioso runrún (acabo de recordar una canción de mi lista de oro).

Con buena música voy a terminar este post atrapando la esencia de todos esos momentos de querernos con mimos y pequeños regalos sean del tipo que sean.

El motor de estas páginas es el que es. Disfrutar cerrando los ojos con ese pequeño bocado de un delicioso queso, un sorbo de vino o como hoy, un postre directo a endulzar el alma por encima del cuerpo, es nuestra filosofía de cabecera. Aderezar esta existencia hasta conseguir darle el punto personal que más nos gusta, está en nosotros mismos.

Si toda esta realidad consiste en una magna obra de teatro, busquemos, cuando baje el telón, escuchar nuestro propio aplauso sonando muy por encima del de los demás.

¡Salud!

Dulce de castañas con alcohol - Fotografía de ©Jorge Garrido
Dulce de castañas con alcohol – Fotografía de ©Jorge Garrido

Nota: Desde Windroseblog agradecemos a Jorge Garrido de ©Sierra.photo.blog, las fotografías de este artículo.

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

close

¡Suscríbete a Windrose!

Es gratis, delicioso y actual

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *