Queimada gallega - El Caldero, el fuego y el conjuro

Queimada gallega – El Caldero, el fuego y el conjuro

…una meiga joven de pelo rojo, orujo gallego, granos de café, limón y azúcar. El fuego de la misteriosa queimada gallega está servido.

El fuego (en la noche)

Escribir de madrugada es un placer como pocos. Hay algunas noches del año que no están hechas para dormir. Los solsticios y los equinoccios saben mucho de esto. En primavera hay noches nazarenas; por San Juan hogueras y con la llegada del invierno velas y misas vespertinas. Detrás de cada religión, de cada cultura y cada país, se esconden verdades universales que solo miran al cielo, intentando descifrar el viaje de la Tierra por su estrella y a la Luna en sus casas.

Es muy de madrugada. Hace frío, hay silencio y cierta paz rodeada de misterio. Octubre es un mes de cambios: el fuego del verano por el de la lumbre y la chimenea, la luz larga de las tardes por lámparas perennes; y las noches de patio y terraza por el cauteloso pestillo. En Andalucía son madrugadas de campanilleros y por Galicia no se debe tropezar con la Santa Compaña.

A finales de mes, los difuntos se impacientan por las inminentes visitas. La vida mira a la muerte y la muerte contempla quieta la vida. Acechando quizás.

Desvelado, no sé qué ruido me ha despertado y ha ahuyentado el hada del sueño. Vivo en el campo sin más vecinos que Natura y su séquito de murmullos. Algún sonido no he sabido interpretar y una prudente alerta me ha sacado de la cama invitando a encender luces. La luz, el fuego y el calor del té imitan al día y espantan mis fantasmas.

Aún falta para el alba y no son horas para salir, además llueve despacio con nubes quietas y bajas. Mis pensamientos rondan la fantasía. La noche se presta. Pienso en el poder de la llama, su emanación luminosa y la abrasiva combustión ¿dónde se esconde esta fuerza antes de comenzar?, ¿dónde guarda la leña y la vela su secreto? …y el alcohol ¿dónde residirá su espirituosa alma antes de arder?

El conjuro – Queimada gallega

Quizás, puede, o sólo por esta madrugada, que la respuesta esté en la magia. Un conjuro ¡claro que sí! es la única explicación.

Lo conocí en Galicia, en bosques muy profundos. Cuando la luz del camino se tornaba misteriosa y aparecida. Traducido del enigmático galego decía así:

Luz misteriosa en el camino - Queimada gallega - Windroseblog
Luz misteriosa en el camino – Queimada gallega – Windroseblog
Búhos, lechuzas, sapos y brujas;
demonios, duendes y diablos, 
Espíritus de las nublosas vegas,
cuervos, salamandras y hechiceras;
rabo erguido de gato negro
y rodos los hechizos de las curanderas.

Podres troncos agujereados,
hogar de los gusanos y alimañas,
fuego de la Santa Compaña,
mal de ojo, negros maleficios;
hedor de los muertos, truenos y rayos;
hocico del sátiro y pata de conejo,
ladrar de zorro, rabito de garduña
aullido del perro, pregón de la muerte…

Pecadora lengua de mala mujer
casada con un hombre viejo.
Averno de Satán y Belcebú,
fuego de los cadáveres ardientes,
incendios fatuos en la noche de San Silvestre
cuerpos mutilados de los indecentes,
y pedos de los infernales culos…

Rugir del mar embravecido, 
presagio de naufragios.
Barriga estéril de la mujer soltera,
maullar de los gatos en celo,
melena sucia de la cabra mal parida
y cuernos retorcidos de castrón…

Con este cazo 
levantaré las llamas de este fuego
que se parece al del infierno,
y las brujas quedarán purificadas 
de todas sus maldades.
Algunas huirán a caballo de sus escobas, 
para irse a sumergir 
en el mar de Finisterre. 

¡Oíd! ¡Escuchad estos rugidos…!
Son las brujas que se están purificando 
en estas llamas espiritosas…
Y cuando este delicioso brebaje, 
baje por nuestras gargantas,
también todos nosotros quedaremos 
libres de los males de nuestra alma
y de todo embrujamiento.

¡Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego!
a vosotros hago esta llamada:
si es verdad que tenéis más poder 
que la humana gente,
limpiad de maldades a nuestra tierra
y haced que aquí y ahora,
los espíritus de los amigos ausentes,
compartan con nosotros esta queimada.

El caldero

Queimada gallega - Aguardiente, azúcar, limón y café
Queimada gallega – Aguardiente, azúcar, limón y granos de café

De viejo cobre o bermellón barro, con sus tazas alrededor; una meiga joven de pelo rojo; aguardiente de orujo gallego (por su puesto); granos de café, limón y azúcar. Los ingredientes para el misterio son éstos y no otros.

Un tradición bien arraigada por su espectacular puesta en escena es el secreto de esta bebida made in Galicia. Visitantes, peregrinos, propios y extraños, la disfrutan como experiencia primordial de su paso por esta tierra. Tiene el poder de atraer todas las miradas, centrar la atención y concentrar a su alrededor las personas. Esta hechicería es indiscutible.

Es un fin de fiesta apoteósico para esa hora tardía del punto y final. Un último trago acalorado por otros anteriores que se ilumina de azul y rojo con la flama etílica mientras se consume. El aguardiente u orujo gallego se renueva en su público y Galicia, el fuego, el misterio y la cultura se funden en uno de los brindis más originales de todos los que he presenciado.

Galicia

Con el Sol, a la mañana siguiente, Galicia se despierta clara y lúcida. La luz del amanecer devuelve su entendimiento y El Camino prosigue en una nueva etapa. Es lo que es: a la noche su reino y al día su entendimiento.

La aurora se ha colado por todas las ventanas de mi casa mientras escribía. Una luminosa verdad brilla reflejada en las blancas paredes y sólidas rocas.

Decía el poeta «La vida es sueño y los sueños, sueños son«. – Ha amanecido, que no es poco. 😉

¡Muy buenos días!

Viejo caldero usado como macetero colgante
Viejo caldero usado como macetero colgante

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

close

¡Suscríbete a Windrose!

Es gratis, delicioso y actual

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *