Patatas fritas Perdi - Aracena

Patatas fritas Perdi – El sabor del recuerdo

Introducción

A medida que vamos creciendo, palabras como nostalgia y recuerdos van creciendo también como si una parte de nosotros mismo fuera.

El tiempo te hace comprender cosas como solo él sabe hacer: aquella última vez en la piscina con los amigos del barrio, la última vez que salimos todos juntos un sábado por la noche o aquellos paseos cogidos de la mano con el corazón a punto de salir.

Ahora que ya llevo cuarenta y tantos de historias, son muchos los momentos irrepetibles que me forman, me sostienen, como pequeñas piezas de un mosaico que me dibujan y llenan de matices y colores.

Imagen de la serie «Verano Azul»

Mis abuelos con más de noventa años aún viven en su casa de siempre. Las tardes en el pueblo las pasábamos jugando por los alrededores, cerca del castillo de Aracena, calles antiguas de suelos empedrados y cuestas como solo antes se sabían hacer.

No tendría más de ocho o nueve años cuando un nuevo olor nos detuvo del juego y las carreras. Así, parados como una bandada de pájaros que escuchan un ruido justo antes de echar a volar, así quedamos esa tarde. Justo en la calle de abajo, en nuestro mismo patio de recreo, habían comenzado una historia, un sabor.


Patatas fritas Perdi

Con esa mezcla entre inocencia y curiosidad probamos todos los niños de barrio por vez primera las patatas fritas de «el Perdi”, pues este era el nombre con el que conocíamos a la familia.

A partir de ahí vinieron muchos buenos momentos con cucuruchos de papel de estraza, bolsas y aquellos conos gigantes que encerraban kilos de felicidad como solo un niño puede imaginar.

Patatas fritas Perdi

Cumpleaños, días de campo, fiestas y bautizos…  Supimos darle un lugar en las mesas a nuestras patatas rubias, saladas y tan especiales. Después con los años nos acostumbramos a pedirlas en los bares, verlas en las tiendas, ¡hasta fuera del pueblo! Esta historia ha crecido con muchos de nosotros.

Ya con la mayoría de edad bien superada, puedo decir que el sabor sigue siendo igual que el primer día, el mismo crujir y esa esencia artesana y natural que solo aquí he encontrado.

Mas información en www.patatasfritasperdi.com

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Post que también te pueden interesar:

Miel Sierra de Aracena – Dulce oro

El Monumento – Castaño del Robledo

Pedro Gamundi – La piel de la artesanía – Carboneras (Sierra de Aracena)

Un comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.