Miel Sierra de Aracena – El oro secreto de las flores

Introducción

Noviembre tiene para mí un carácter especial, quizás porque es el mes de mi cumpleaños o quizás porque es cuando realmente el frío llega a Andalucía y puedo retomar ese placer de dormir bien arropado.

Es un contraste extraño y reconfortante, con el calor bien atrapado entre la ropa de cama, ahora más que nunca encuentro esa quietud para disfrutar del sueño y del reposo placentero durante el descanso nocturno.

Me ocurre igual con la bañera, durante los pasados meses no es más que ese incómodo escalón para entrar en la refrescante ducha, sin embargo, llegado el mismo día en que nos percatamos de haber olvidado el abrigo en casa, se transforma en un pequeño edén justo dentro de nuestro cuarto de baño. Basta con llenarla de agua bien caliente y el efecto es inmediato: un abandono despreocupado en el materno líquido me sumerge en un trance indescriptible.

Lo cierto es que buscamos (busco) lo complementario, el equilibrio, en los meses cálidos a través de bebidas refrescantes y comidas frugales y en los fríos ese aporte extra de calor y de vitaminas para mantenernos enérgicos y bien protegidos. El invierno es el mejor momento para disfrutar de lo mejor que nos da la primavera.


Miel Sierra de Aracena – Apifersa

La Sierra de Aracena tiene un encanto especial que va desde el primero hasta el último de sus pueblos y rincones, dejando en medio todo un paraíso natural y cultural que no pasa desapercibido.

En esta naturaleza privilegiada de microclimas, sol y aires limpios y frescos, las flores crecen jugando con las abejas de forma natural para producir un oro dulce digno de los más altos elogios y reconocimientos.

Mieles de primera calidad, monoflorales de castaño, romero, eucalipto o tomillo cantueso entre otras, forman un abanico de sabor que describen en esencia la riqueza de una tradición y dedicación de siglos. Miel de brezo, de azahar, melazas, polen, jalea real y los exquisitos tarros de miel con frutos secos (piñones, nueces, almendras, etc.) 

Apifersa – Miel Sierra de Aracena

Desde las antiguas colmenas de cerámica hasta nuestros días, la historia de la apicultura en la provincia deja una huella fácil de seguir en los siglos que presenta renovados usos y aprovechamientos con el paso de las distintas culturas por estas tierras y sus tradiciones gastronómicas

Con lo mejor de las flores y la primavera concentrado en este dulce néctar, no es difícil de imaginar que sea con la llegada del frío cuando su consumo se hace más que necesario para aporta ese extra que todos necesitamos para mantenernos sanos y bien alimentados.

Una cucharada de miel disuelta en un baso de leche caliente en el desayuno, es la mejor manera de prevenir estados de carencias que pueden traer las patologías propias de los meses fríos.

Lomo ibérico a la miel

Mas allá de los dulces tradicionales y postres elaborados con miel que todos conocemos y que en La Sierra son bien disfrutados, su uso en la cocina alcanza un nivel de excelencia cuando la usamos para saborear carnes o estofados.

Costillas a la miel, lomo relleno de miel o el cordero a la miel, son recetas para disfrutar de lo mejor que la naturaleza nos ofrece en un marco de sabor y calidad único y propio, orgullo de lo mejor de la gastronomía española.

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Post que también te pueden interesar:

Pedro Gamundi – La piel de la artesanía – Carboneras (Sierra de Aracena)

El Monumento – Castaño del Robledo

Patatas fritas Perdi – El sabor del recuerdo

Un comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.