I.G.P. Pan de Cea

I.G.P. Pan de Cea – ¡Al rico y bueno pan gallego!

San Cristovo de Cea, al norte de Ourense, hornea cada mañana su tesoro gastronómico orgullo de todo un pueblo: I.G.P. Pan de Cea.

Disfrutando del pan

Comer con pan parece a priori un hecho cotidiano. Lo realizamos casi de forma automática cada día en varios momentos. Desayunar una tostada o un pequeño sándwich a media mañana, acompañar el almuerzo a medio día o disfrutar de una cena tranquila, parecen cosas rutinarias sin mucho más que añadir.

En Windroseblog sabemos que los detalles cuentan, de hecho son el único modo y camino para convertir lo rutinario en algo verdaderamente especial. Sentarnos a la mesa con monotonía, con la televisión puesta, es la mejor forma para desaprovechar grandes oportunidades. Con los sentidos puestos en la caja tonta, la boca y el estómago se llenan de comida insípida y el cerebro de mil cosas banales que no nos van a aprovechar. La digestión pesada está servida.

Para unos segundos de reflexión dejo esta pregunta: ¿quién necesita ver la tele en un buen restaurante? 😉

Un buen amigo, un compañero para cada ocasión, no es fácil de encontrar

Con la respuesta tomando forma en nuestras neuronas, la solución empieza a antojarse deliciosa, suculenta y muy especial. ¡Claro que no se trata de comer a cada momento en los mejores palacios gourmets! Eso es una obviedad. La solución es mucho más rica, fácil y caprichosa: hay que elegir la excelencia.

Por poner un par de ejemplos:

.- quizás una ensalada no sea más que lechuga, tomate y un poco de cebolla al gusto, esto es así. Pero si estamos totalmente convencidos, al 100 %, de que tenemos en casa una pequeña botellita con el aceite de oliva virgen extra más exclusivo, peculiar y evocador que se pueda encontrar, entonces, justo en ese momento en que la mano toca el frasco y con el pulso bien firme vertemos orgullos nuestro AOVE, todo cambia. Hemos realizado un acto de magia o, como poco, un conjuro con el que disfrutar con los ojos cerrados de cada segundo que dure nuestro plato.

.- Un bocadillo puede definirse pobremente como cualquier comida encerrada o atrapada entre dos trozos de pan. De seguro que hay quien no vea más. ¿Pero qué ocurre cuando el pan es la estrella? Jamón o salami, queso curado o mantequilla, conservas o carnes…, todo toma un lugar secundario. La exquisitez ya está asegurada sea cual sea la combinación. El ingrediente supremo lo da el continente y no el contenido que casi podría llegar a sobrar. El pan es la estrella. Y en algunos lugares, todos los días.

I.G.P. Pan de Cea

Es por estos lugares donde se pierden mis pasos y mi mente cada vez que me descuido, por algo será. El Camino, en una de las mayores suertes que he tenido, pasa al lado de mi casa. Todos los días veo la concha del Peregrino y las flechas amarillas. Un soplo de aire llena mi imaginación y los 700 kms que me separan de mi destino los recorro en un segundo. Hoy la parada y fonda está servida a pocos pasos más al norte de Ourense.

San Cristovo de Cea, en la comarca de Carballino, hornea cada mañana su mayor tesoro gastronómico, que, para orgullos de sus habitantes, posee el título europeo de Indicación Geográfica Protegida Pan de Cea desde 2005. Por algo será, cuando todo un pueblo le da su nombre a su pan, cuando este se convierte en emisario y embajador, y cuando su fama supera las lindes y los prados para extenderse boca a boca por todo nuestro continente.

…la villa del buen pan…

La villa del buen pan guarda sus hornos tradicionales, de piedra, calentados cada día por leñas nobles donde se cuece sus afamadas hogazas. El amasado tradicional en la artesa, no encierra más secretos que el de la harina, el agua, la sal y la masa madre del día anterior. Alargada y redondeada en sus extremos, con una hendidura transversal en el centro, es su imagen de presentación. Su corteza gruesa, crujiente y dorada deja imaginar la esponjosa miga de su interior, aromática y con su caprichoso alveolado dando forma al sabor.

I.G.P. Pan de Cea
I.G.P. Pan de Cea

Solo dos presentaciones son las únicas amparadas por el Consejo Regulador del Pan de Cea:

  • la Pieza o «Poia» – De poco más de un kilo y entre 32 y 38 cm. de lago;
  • y la Media pieza o «Mollete» – Con la mitad de peso y alrededor de 25 cm.

La limitación geográfica para la producción del Pan de Cea es bien definida: solo los obradores situados en el municipio de San Cristovo de Cea. Más claro, imposible. Con este orgullo se hornean durante dos horas cada pieza, en una tradición que se remonta a siglos de historia y referencias bien documentadas.

En la actualidad, 13 hornos son los encargados de continuar y perpetuar la tradición. En 2021, más de 400.000 kg de pan pasaron por sus paredes de piedras, dando color y vida a cada pieza.

¡Con mucha miga!

Recuerdo una conversación entre amigos tratando de vislumbrar el buen pan. Tras discusiones y opiniones de todo tipo, un consenso y una sentencia se alzó al unísono: el buen pan se come solo. Esto es así, ¿quién no ha probado un pan recién sacado de horno y sin dejar de pellizcarlo casi acaba con la pieza entera?

Quizás aún quede algo dentro de mí del niño que fui. Cuando preparo un bocadillo para mi hijo y otro para mí, es algo más que el sentimiento de padre lo que me invade. Una mezcla entre orgullo y nostalgia, entre el presente en la juventud de sus ojos y mis veteranas canas en el reflejo.

De Caballa de Andalucía, de Queso Manchego o Sobrasada de Mallorca… juntos nos sentamos en la puerta de casa, en los escalones, mientras merendamos entre juego y juego. En ese momento sobran todas las pantallas de mundo. La vida sencilla y sabrosa queda ahí, a nuestros pies. En esos instantes no hay mayor placer que el encerrado en nuestro pan.

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.