D.O.P. Queso Manchego – El hidalgo caballero de La Mancha

Elaborado desde siempre y certificado desde 1996, la Denominación de Origen Protegido D.O.P. Queso Manchego es el queso español más reconocido dentro y fuera de nuestras fronteras.

A lomos de Rocinante

Me sería totalmente imposible intentar concebir mi vida sin los viajes por las llanuras de La Mancha. Decir el número de veces que haya podido cruzar sus provincias, sería aventurarse en una cifra que de seguro se quedaría corta. Cientos de madrugadas a solas con el paisaje y las estrellas he podido sentirme como aquel poético jinete tocando el tambor del llano.

De este a oeste en largas puestas de Sol entre La Manchuela y Los Montes de Toledo. De norte a sur, bajando camino de casa, empezando por La Serranía de Guadalajara hasta despertar en Sierra Morena, en el Paso de Despeñaperros. Los campos de Hellín, buscando el soplo húmedo del Mar Menor. El Alto Tajo, Oropesa o La Alcudia, trazando sus exquisitas diagonales

Cereales, olivos y frutas de verano a pie de carretera en tiendas improvisadas repletas de melones y húmedas sandías para el viajero. Viñedos tan amplios como la vista pueda alcanzar me garantizan que buen vino no va a faltar en la mesa castellano-manchega. De cuando en cuando, molinos de viento y rebaños de ovejas me recuerdan que estoy en la tierra de don Alonso Quijano y el buen queso en el zurrón.

Un primer amor nunca se olvida. Tradicional en algunas costumbres de mi infancia y juventud, desperté en la pasión de estos lácteos de la mano noble, firme y garantizada de los quesos de estas tierras. Después vendrían muchos más, pero eso sería después. La cuña, la pasta y la corteza en su sitio, supongo que bastaría para convencerme y morder sin miedo. Al igual que un primer beso, la magia de la ocasión está llena de detalles que ayudan.

D.O.P. Queso Manchego

En la comarca de La Mancha, en tierras de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, las mismas que recorriera en sus andanzas el hidalgo caballero de Cervantes, nace una historia y un sabor que se extiende por todo el mundo, exportando una de las tradiciones de la gastronomía española más apreciada: Denominación de Origen Protegida Queso Manchego.

Leche de oveja de raza manchega, prensado artesanal con cinchos de esparto, salazón en salmuera y una maduración que oscila entre los 30 días de las piezas más pequeñas y frescas, hasta los dos años de los más curados o viejos; estas son algunas de  las características propias que llevan a un sabor inconfundible, fuerte y sabroso, que se va tornando en picante en los más añejos.

Su pasta firme y compacta, que varía desde los tonos blancos hasta amarillos-marfil, encerrada en una corteza dura que puede variar desde el amarillo al negro, delata en su relieve las técnicas empleadas por los artesanos.

Este Grande de España encierra algunas cifras realmente novelescas por sus dimensiones y alcance. La producción anual ronda los 17.000.000 kg. de la cual, el 70 % sale de nuestras fronteras para repartirse por todo el mundo, con los Estados Unidos de América como primer cliente. 70 queserías, 650 ganaderías y 550.000 ovejas, que producen anualmente alrededor de 86.000.000 de litros de leche. Un auténtico gigante entre los molinos.

No solo por su sabor, sino por concentrar todas las propiedades de la leche como son las vitaminas A, D y E, calcio, proteínas y fósforo, su consumo moderado está recomendado a todas las edades. El corte tradicional “manchego” será sin lugar a dudas, carta de presentación sobre la tabla: troceado en cuñas y servido en finas láminas triangulares.

Queso Manchego al corte tradicional
Queso Manchego al corte tradicional

Punta de lanza

«Pues si acaso Su Majestad preguntare quién la hizo, diréisle que el Caballero de los Leones, que de aquí adelante quiero que en este se trueque, cambie, vuelva y mude el que hasta aquí he tenido del Caballero de la Triste Figura»

Don Quijote – Segunda parte – Capítulo XVII

Esta cita es para mí la mejor frase de la novela cervantina. Conlleva el renacer, el derecho a decidir, honra el equívoco y ennoblece la firmeza y la decisión.

Entre recuerdos y leídos pasajes de El Libro, llevo la esencia de estos lares siempre conmigo.

Es esta la misma resolución a la hora de montar mi mesa. Haga lo que haga, si no está la D.O.P. Queso Manchego parece que le falta algo. Particularmente, soy de los que prefiere unas cuñas en el postre y no de entremés. Un buen pan, un chorrito de AOVE si se tercia y el último sorbo a la copa de mi vino favorito.

Con cosas así, es fácil reconocer la calidad y el sabor inmejorable de la “punta de lanza” de la gastronomía española.

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.