I.G.P. Mantecadas de Astorga

Mantecadas de Astorga – 200 años de ternura

Astorga ha guardado durante siglos la tradición y ternura de sus mantecadas, que desde 2004 cuentan con sello I.G.P.

Introducción

El arte menor no solo está en la poesía. Hay tareas que realizamos día a día, casi sin darnos cuenta, que también merecen esa consideración. Una de mis favoritas es acompañar el vaso de leche que tomo por las mañanas y el té de sobremesa.

Empezar bien el día o la tarde es importante. Unas galletas, una magdalena, un trozo de bizcocho o cualquier otra pieza pequeña salida del horno de un obrador es más que suficiente. Es un dulce capricho en unas horas en las que no es necesario comer más.

Bastan apenas 5 minutos para dedicarnos un ratito. Una pausa en la que coger un poco de aire fresco y volver después al trabajo frente a la pantalla, el taller o la carretera. En mi vida, quiero confesar que son estos momentos sencillos los que llenan de calidad el día. Dejan un remanso de paz que perdura en las horas y saben calar con su quietud hasta los rincones del alma.

Querernos, saber darnos esos pequeños gustos y placeres culinarios, debería ser asignatura obligada para todas las personas que anhelan la calma.

Mantecadas de Astorga con I.G.P. desde 2004

Son varias las teorías sobre el origen de Las Mantecadas de Astorga. Todas ellas coinciden en los primeros años de siglo XIX como principio de esta historia, que ha ligado para siempre un producto con el nombre de una ciudad.

El siguiente salto se daría en el año 1850, cuando se iniciara la primera actividad industrial para comercializar tan rica receta. Llegados a nuestro días, solo unos cuantos obradores son los certificados por el Consejo Regulador para poder sellar sus productos bajo la marca de distinción Indicación Geográfica Protegida Mantecadas de Astorga.

Desde los primeros años hasta hoy, los ingredientes se han mantenido con suma sencillez para una elaboración artesana y tradicional. La lista es bien corta: harina, huevos, manteca de vaca y azúcar. Esta sencillez para un producto de repostería, el gran arraigo que tiene en la zona y el reconocimiento en España, han sido más que suficientes para la obtención del distinguido premio de la I.G.P.

Actualmente es posible adquirirlas solo en cajas de una o dos docenas, siempre con el sello distintivo y etiqueta con numeración única.

La delimitación geográfica ampara solo a cuatro municipios, todos próximos entre sí, en la provincia de León: Astorga, Brazuelo, San Justo de la Vega y Valderrey.

Espectacular imagen de la ciudad de Astorga, León.
Espectacular imagen de la ciudad de Astorga, León.

200 años de ternura

Describir un sabor o un tacto con palabras es siempre una tarea arriesgada. Dulce, suave, esponjosa o dorada son algunos de los adjetivos que podríamos usar. Es necesario abrir una Mantecada delante de nuestros sentidos para poder darle toda la profundidad que estas palabras merecen.

No seré yo, ni en este blog, quien para poder describir Las Mantecadas de Astorga utilice otros nombres de productos parecidos. Las Mantecadas de Astorga son únicas y su nombre propio las salvaguarda de comparaciones inútiles e injustas.

El tándem perfecto

Me gustaría terminar casi con las mismas palabras que empezaba. Cuando tengas la suerte de poder contar con una Mantecada de Astorga para el desayuno o la merienda intenta disfrutar del momento.

Respiraotra vez.

Ahora prepara un vaso de leche templada, mejor sola. Abre el envoltorio y deja que los sabores se mezclen en tu boca. Seguro que recordarás cosas de tu niñez que creías haber olvidado. Disfruta. Es tu tiempo en la vida.

¡¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Post que también te pueden interesar:

La ginebra – En la moda del Gin

I.G.P. Lenteja Pardina de Tierra de Campos – El reencuentro

D.O.P. Aceite de Mallorca – Esencia mediterranea

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.