Cítricos valencianos – Cosechando soles

Introducción

No soy hombre de campo, nunca he tenido huerto así que apenas logro alcanzar el profundo placer que debe de sentir un agricultor al recolectar su cosecha.

No obstante, en mi casa siempre ha habido sitio para las plantas y hace unos ocho años sembré un naranjo en el patio que tímidamente, año tras año, me ha dado una o dos naranjas hasta este, en el que me ha sorprendido regalándome casi un par de docenas.

Una a una las he ido cogiendo con gran gratitud para el postre de cada día y debo de confesar que es una experiencia que todos deberíamos de conocer.

«Sembrar para cosechar» es una de esas frases que todos hemos oído cientos de veces en nuestra vida. Ya sea en sentido figurado o literal, encierra una de las verdades más ligadas a nuestra existencia, el principio de causa y efecto.

Todas nuestras acciones presente tendrán una repercusión en el futuro, así como nuestro presente es la cosecha de lo que hemos hecho en el pasado.

«No caer en la trampa de lo inmediato»

Saber esperar es un arte al que no siempre somos capaces de llegar.

La visión de futuro, aunque pueda parecer un don que solo poseen unos privilegiados, no es más que un hábito adquirido que se logra solo con los años y que todos los que somos padres estamos de alguna manera obligados a transmitir a nuestros hijos para que no caigan en la trampa de lo inmediato.

Limonero

Desde la ventana de mi estudio veo el limonero de mis vecinos. En los últimos días la fruta ha ido cogiendo color y el espectáculo de todos esos limones amarillos en las ramas me recuerda a esos interminables campos valencianos por los que tanto anduve en otros años.

Cítricos Valencianos – Denominación de Origen Protegida

Una imagen vale más que mil palabras, pero ni siquiera mil imágenes son suficientes para imaginar el olor que flota en estos días por las tierras donde se cultivan los Cítricos valencianos. Atrás, en primavera, quedó el embriagador perfume del azahar y ahora es el color naranja y su olor el que matiza toda la costa levantina.

Un sin fin de huertos con todos sus frutales listos para ser cosechados, un sabor agraciado por el clima templado del mediterráneo y una fruta con Indicación Geográfica Protegida desde 2001.

Zumo de naranja

Naranjas, limones y clementinas de la más alta calidad con una historia que se remonta al siglo XIV, que en nuestros días llevan en su color, su sabor, sus vitaminas y azúcar, todo el sol de esta tierra desde donde son exportadas a toda una Europa, que empieza a prepararse para el invierno.

Empezar el día con un buen zumo recién exprimido es empezar con una sonrisa llena de vida a cada sorbo, es empezar bien para terminar aún mejor, y ¿qué mejor que una cena de fresco pescado azul regado con limón?

Más información en www.citricosvalencianos.com

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Post que también te pueden interesar:

I.G.P. Faba asturiana – El placer de la cuchara

I.G.P. Cecina de León – Ahumado selecto

D.O.P. Picota del Jerte – Roja apetecible

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.