D.O.P. La Gomera - Vino de las Islas Canarias

D.O.P. La Gomera – El Vino de «La forastera Blanca»

D.O.P. La Gomera produce vinos desde tiempos inmemoriales, cultivando en terrazas su uva autóctona «la forastera blanca».

Viajando en mi sofá

Viajar sin salir de casa siempre ha sido uno de esos recursos propios de la imaginación. Alguna que otra vez, todos hemos realizado un viaje sin cruzar la puerta que da a la calle.

Un buen libro, una película o una colección de fotos han sido más que suficientes a la hora de dar un paseo con nuestra mente e intentar impregnarnos con la esencia de tierras lejanas.

Una botella de vino, ¿por qué no?, también puede resultar una ocasión única. Nuestra alma puede volar hasta la misma tierra que lo vio nacer y madurar. La vid tiene esa faceta que la convierte en una perfecta cronista. Es capaz de hacer narrar al vino la historia certera de su origen, sin que una sola instantánea se escape a un catador experimentado. El clima, la montaña y la tierra dejan su canción y su leyenda encerrados bajo el corcho.

El terruño, la proximidad del mar y de otras plantas, quedan al descubierto bajo el olfato del profesional, así como su paso por la bodega imprime un sello casi visible en las notas a madera y tiempo.

Mujer experta catando vino
Mujer experta catando vino

Un vino, para el que sepa entenderlo, es tan distinto de otro como dos libros escogidos al azar de una biblioteca. Aunque pudiera parecer que todos son iguales por tratarse de más o menos páginas encuadernadas y cubiertas con tapas, queda claro que la comparación seria burlesca y ofensiva.

Al igual ocurre con los caldos, todos más o menos rojos o blancos encerrados en sus botellas, pero cada uno capaz de contar una historia diferente desde el momento en que descorchamos su silencio. Con la llegada de los primeros vapores comienzan a narrar el relato de sus días.

D.O.P. La Gomera

Para la cena de esta noche he buscado un mar lejano y conocido para mí. La esencia de tierras duras, ríos de lava y volcanes ligeramente dormidos bajo el sol de una siesta casi tropical. La sal, un pescado y unas papas serán todo mi equipaje para el viaje que me dispongo a hacer.

Vino de La Gomera es una Denominación de Origen nueva, del 2003, al contrario que sus vinos que se producen desde tiempos inmemoriales, en su mayoría blancos de una uva, «la forastera blanca«, autóctona de la D.O. y muy valorada por su potencial aromático y su adaptación. Suaves y equilibrados en boca, la aparición en los últimos años de variedades tintas anuncian novedades por descubrir.

La totalidad de los vinos producidos en la isla, tienen en conjunto la peculiaridad de su cultivo en terrazas o bancales. El gomero ha ido ganando al terreno el derecho a trabajar la tierra.

Se elaboran tres tipos de caldos amparados bajo el sello del Consejo Regulador: Vino Blanco Seco, Vino Tinto Joven y Blanco Barrica. En total, 122 hectáreas repartidas por toda la ínsula. 233 socios, 15 bodegas y algo más de 30.000 litros embotellados en las últimas campañas son los números más representativos de la marca. La exclusividad de sus botellas queda manifiesta y clara.

Viñedos en terrazas en la isla de la Gomera
Viñedos en terrazas en la isla de La Gomera

Cualquier momento es bueno para viajar hasta las Islas Canarias. Cualquiera de sus destinos, paisajes y rincones, espectaculares. La cocina y la mesa isleña sorprendente y sabrosa.

Mi viaje durante la cena de esta noche empieza y termina en el comedor de mi casa. No obstante, estoy seguro de que casi voy a poder oler los vapores del Parque Nacional de Garajonay y escuchar las olas rompiendo en los acantilados de Los Organos.

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.