D.O. Txakolí de Bizkaia – Las ballenas y los huesos

El chacolí, más conocido por “txakoli” (en lengua autóctona), es un vino blanco que se produce en el País Vasco, norte de España.

Su producción siempre estuvo relacionada con la pesca de ballenas de la zona, eran los balleneros los grandes consumidores de txakoli, la mayoría de las veces como sustituto del agua de mala calidad y para evitar enfermedades.

Los propietarios de los viñedos aprovechaban los huesos de ballena para construir pérgolas dónde sujetar las viñas. Una práctica unión del mar y la tierra tan importantes en la cultura vasca.

Origen del Txakolí de Bizkaia

El origen del txakoli se remonta a 1520 y al principio era un vino blanco de poca calidad, utilizado como moneda de cambio en el comercio local, producido en caseríos y destinado a consumo propio. 

Afortunadamente para los amantes del vino, la cosa no quedó en los huesos de ballena ni aquí.

Cultivo y evolución del Txakolí

Será en la 2ª mitad del siglo XX cuando el txakoli empieza a desaparecer y  tanto los pequeños productores como el gobierno vasco apuestan por mejorar su calidad.

Después vendrían las Denominaciones de Origen, suponiendo un enorme salto cualitativo y un trampolín para darse a conocer fuera de las fronteras de la comunidad autónoma vasca e incluso en otros países.

Hoy en día existen 3 zonas de vino txakolí, coincidentes con las 3 provincias del País Vasco:

  • Getariako Txakolina (1989): Producido en la provincia de Guipúzcoa, sobre todo en las zonas de Getaria, Zarautz y Aia.
  • Bizkaiko Txakolina (1994): Producido en la provincia de Vizcaya, con viñedos localizados principalmente en las comarcas de Bakio y Valmaseda.
  • Arabako Txakolina (2001): Producido en la provincia de Álava, en las comarcas de Ayala y Aiaraldea.

También  se produce txakolí en las zonas colindantes de Cantabria y Burgos, pero carecen de Denominación de Origen, de su control de características y de calidad.

Etiqueta de Txakoli de Bizkaia

Uvas y características de Txakolí

La vendimia de uvas se sigue haciendo de forma manual y la producción del vino txakoli de forma tradicional, detalles que le otorgan excelentes peculiaridades.

Las viñas suelen estar plantadas en laderas, cerca de la costa, zonas con más sol y protegidas de los vientos marinos, con altitudes entre 100-400 metros sobre el nivel del mar.

El txakoli es un vino ligero y joven que se caracteriza por ser afrutado, de cierta acidez, baja graduación y sutil aguja (carbónico, burbuja).


Se produce de una uva blanca autóctona denominada: Hondarribi Zuri. Y aunque el 95% de la producción es de txakoli blanco, también se produce txakoli rosado, conocido como “ojo de gallo” y txakoli tinto utilizándose otra uva autóctona: Hondarribi Beltza.

Txakolí de Bizkaia (Bizkaiko Txakolina)

No todas las zonas de origen tienen las mismas características y el txakoli de Bizkaia difiere de los otros por ciertas particularidades.

Mientras que el txakoli guipuzcoano sólo puede producirse con la uva autóctona y de manera muy tradicional, el bizkaino debe tener un 80% de Hondarribi zuri, pero el otro 20% pueden ser otras uvas blancas calificadas como  Riesling, Sauvignon Blanc o Chardonnay.

El vino txakolí de Bizkaia es más aromático, más maduro, con aroma a fruta carnosa y flores, y es un vino más complejo. Es un txakolí con más cuerpo y menos aguja (carbónico). 

Aunque sus notas son frescas, se reconoce un carácter típico y un color amarillo pajizo brillante. Su graduación alcohólica es mayor que la de otras provincias, en torno a un 13%.

Maridaje del Txacolí

Es un vino perfecto para maridar con entrantes, recetas de pescado y mariscos, también para las conservas de la tierra, los encurtidos y las famosas anchoas.

La apuesta que grandes chefs de la cocina vasca como Arzark, Subijana y otros hicieron por este vino ha demostrado que es el complemento idóneo para los productos vascos de calidad.

Además, de ser la bebida más consumida en esta región a la hora del aperitivo, acompañando a los famosos pintxos, esos exquisitos bocaditos típicos en bares y tabernas vascas. Sin olvidar, el gran papel que el txakolí juega en el concepto gastro-social del pintxo pote.

Pinchos para acompañar y maridar el Txacolí

Txacolí y Actualidad

La enología moderna ha entrado profundamente en la zona  con el objetivo de conseguir un vino respetuoso con la tradición, suprimir sus defectos y no perder las características clásicas.

En los últimos años el txakoli ha adquirido gran popularidad en todo el mundo y es considerado un vino de alta calidad, estando presente en la bodega de afamados restaurantes.

Escribo estas letras desde el Casco Viejo de Bilbao, si aún no conoces el txakoli, te está esperando.

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.