I.G.P. Palo de Mallorca

I.G.P. Palo de Mallorca – Licor 100% genuino y mallorquín

Tradiciones, costumbres y usos encuentran en las islas su más perennes arraigos. I.G.P. Palo de Mallorca es uno de los mejores tesoros por descubrir en las playas mallorquinas.

Reloj de arena

Las islas tiene esa peculiaridad que les concede su geografía para guardar tradiciones y secretos. Un velo de mar las mantienen ocultas a los ojos curiosos del resto del mundo. Al paso de un reloj de arena, contar las olas del mar, parece detener la cadencia del movimiento.

Aún en nuestros días, su aislamiento las confinan en lugares por los que parece pasar el tiempo mucho más despacio. Como si la naturaleza se hubiese reservado estos rincones para descasar y aliviarse de las tensiones de una continua evolución.

¡Hasta las 24 horas del día parecen ser otras más lentas y pausadas que las que marcan mi reloj en la España peninsular!

Tradiciones, costumbres y usos encuentran en las ínsulas su más perenne arraigo. El mar filtra los acontecimientos con su tapiz lejano y los retiene en sal, conservando toda la esencia de los pueblos y culturas.

Quizás sea esta la explicación para un licor longevo, genuino y autóctono que se fabrica desde hace cinco siglos en la isla más extensa del archipiélago balear. Es el resultado de la paciente maceración de quina y genciana. Es probablemente el más oscuro y remoto de nuestra geografía. Desde 1994 se conoce como Indicación Geográfica Protegida Palo de Mallorca.

I.G.P. Palo de Mallorca, cinco siglos de historia

Cuenta la historia que en 1638 la Condesa de Chinchón enfermó de «fiebres» en Lima y fue, gracias a un tratamiento realizado con la corteza de la planta conocida en Sudamérica como «palo quina», que consiguió recuperar la salud. A su regreso a España trajo esta planta como remedio contra el paludismo y otros males. La fórmula se extendió por Europa y el cultivo de la planta quedo afianzado por estas latitudes.

Corteza de Palo Quina
Corteza de Palo Quina

Desde aquellos años hasta ahora, desde la medicina hasta el licor, ha recorrido un gran camino sin lugar a dudas. Poco a poco, su valor curativo y sanador ha quedado atrás, desplazado por la farmacia actual y el nuevo valor como exquisito espirituoso se ha visto afianzado entre la gastronomía de la isla y sus gentes.

Oscuro, muy oscuro, casi negro, denso y viscoso se presenta este licor de sabor acaramelado al principio y regusto prolongado a madera. De este remedio comercializado en nuestro días como destilado licor, se fabrican alrededor de 50.000 litros anuales bajo la cuidadosa tutela de la I.G.P. Su contenido de alcohol varía entre el 25 y 35% de volumen, según el fabricante, lo cual le confiere una fuerza notable.

Cinco destilerías en la actualidad, todas en la isla como manda el reglamento dictado por el Consejo Regulador, se encargan de salvaguardar la receta y perpetuar la tradición. Casi toda la producción se consume de forma local, por lo que el secreto de su fórmula y sabor queda como maravillosa sorpresa a descubrir por el visitante.

Licor de Palo con sifón en la Playa
Licor de Palo con sifón en la Playa

Los isleños suelen tomarlo como aperitivo antes de las comidas, solo, con hielo o con sifón, como manda la tradición. Unas gotas de limón y de ginebra resultan un gran acierto para equilibrar su sabor y acentuar matices.

Los tiempos en que los piratas y corsarios enterraban sus botines quedaron atrás. Ya no hay cofres de madera bajo la arena de las calas más remotas. En nuestro días, los tesoros han cambiado. La riqueza y la fortuna ya no están a dos metros bajo tierra. Visitar estos paraísos y apreciar lo distinto y único marca a mis ojos la mejor de la riqueza a las que se debe aspirar.

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.