Cesta de Patatas de prades

D.O.P. Patatas de Prades – Trucos de felicidad

Introducción

Todos tenemos esos días en los que sin saber a ciencia cierta por qué, necesitamos algo más para poder lucir la más sincera de nuestras sonrisas hasta que llegue la hora de acostarnos. Esos días en que vamos a necesitar recurrir a los pequeños trucos que hemos ido aprendiendo con el paso de los años, que nos ayudan a ofrecerle al mundo nuestra más cálida expresión y amabilidad.

Desde que soy capaz de recordar, en mis primeros años de vida, asocio el miércoles con el día del Sol. Mentalmente, de forma abstracta, la palabra «miércoles» lleva intrínseca el color amarillo y el naranja más intenso, superpuestos uno a otro como discos luminosos que se entrelazan. Y sé por qué.

Amarillo y naranja

Como cualquier niño, lejos de saber aún apreciar el sabor de legumbres, guisos o potajes, el miércoles, sí, como todos los miércoles de cada semana, mi madre nos preparaba para comer patatas fritas con huevo, el máximo placer culinario que un niño puede entender. Quizás pueda parecer sencillo, pero intentar reproducir aquel sabor de las que comía de vez en cuando en casa de mi abuela, supone todo un desafío aún hoy en día.

El aceite que elijamos, los huevos más frescos de corral, la sal o incluso los ajos que le añadamos (si las preferimos así), todo esto, puede no ser suficiente si no escogemos las patatas adecuadas. Porque aunque pueden parecer iguales unas a otras, hay diferencias en mayúsculas que suponen un acierto en nuestros platos.

I.G.P. Patatas de Prades

A unos mil metros de altitud, en la Comarca del Baix Camp, en Tarragona, se encuentran los municipios de Prades, Capafonts, La Febró y Arbolí, en cuyas tierras frescas y fértiles, se siembran unas patatas con nombre propio y calidad superior amparadas bajo la Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) Patatas de Prades desde 2002.

De piel lisa y dura, sabor dulce y persistente y un olor ligeramente acastañado, estas patatas se cultivan de forma tradicional desde hace varios siglos y se recolectan a mano en los primeros días de septiembre, sacándolas de la tierra con sumo cuidado para no dañar tan esperada cosecha. Fáciles de identificar por su apariencia y el sello de la marca de origen «I.G.P. Patatas de Prades«, cuando busquemos lo mejor, con el mejor sabor, es toda una recomendación a tener en cuenta.

La variedad de patata que ampara la I.G.P. es la conocida como Kennebec con una producción que ronda los 400.000 kg anuales en unas 130 hectáreas de terreno. Actualmente la marca se comercializa en bolsas de 2 kg: naturales, patatas chips y «paja».

Mi truco para esos días es tan sencillo como seguro, patatas fritas con huevos; después, cada uno puede añadirle al gusto: ajos, chorizo, pimientos asados o buen jamón en el más afortunado de los casos. La felicidad es una receta sencilla hecha de grandes ingredientes.

Por supuesto aceptamos sugerencias. Estaremos encantados de leer tus ideas en los comentarios.

Huevos rotos con patatas y jamón
Huevos rotos con patatas y jamón ibérico

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.