D.O.P. Torta del Casar, flor de cardo y bellotas

D.O.P. Torta Del Casar – El gran placer de untar extremeño

La D.O.P. Torta del Casar, con su Denominación de Origen desde el 2003, es uno de esos quesos con una personalidad tan intensa como su sabor.

¿Queso? Sí, por favor. De cualquier tipo y en cualquier momento.

Como no me cansaré nunca de repetir, el queso es en sí mismo un gran regalo del cielo. Me confieso ser todo un coleccionista de sabores de quesos, probando todo aquel que se me pone por delante.

¿Cómo si no íbamos a poder conservar todo lo bueno que hay en la leche durante tanto tiempo?

Hace ya un buen puñado de milenios que este pequeño milagro fue revelado a la humanidad, desde entonces, miles de tradiciones crean por todo el mundo sus propias recetas y con un sinfín de texturas, formas y mezclas.

Solo en España, contamos con unas 25 variedades que alcanzan el nivel de distinción que aporta tener Denominación de Origen propia. Además un vasto ejército de pequeños productores locales forman un mosaico de sabor que va desde los frescos hasta los viejos; de cabra, oveja y vaca; puros o mezclas; y mil más aderezados con hierbas aromáticas, especias, vinos y otras suculentas combinaciones.

Confesarme ratón me hace sentir vivo y un poco niño, deseando pasar un buen rato «royendo» con mi pequeño cuchillo, una cuña encontrada en la nevera.

D.O.P. Torta del Casar

En tierras extremeñas, allá por donde se juntan las comarcas de Los llanos de Cáceres con la Sierra de Fuentes y Montánchez, se elabora uno que no necesita ser cortado en porciones.

La D.O.P. Torta del Casar, con su Denominación de Origen Protegida desde el 2003, es sin duda uno de esos quesos con una personalidad tan intensa como su sabor. Elaborado con leche de oveja, la singularidad de su alta cremosidad le confiere toda una presentación característica y fácil de reconocer.

Cortado o abierto en forma de tapadera, al destaparlo deja ver el suculento secreto untable que guarda en su interior. Los colores van desde el amarillo, al ocre de una corteza semidura en el exterior. En el interior, una pasta untuosa espera lista para ser extendida sobre pan. Mientras tanto, su olor intenso va desvelando el proceso de cuajo natural elaborado a partir de los morados pétalos del cardo silvestre.

La Denominación elabora y certifica tres tamaños diferentes de Torta del Casar:

  • Pequeño, entre 200 y 500 gramos. Perfecto para unos días o una cena con invitados.
  • Mediano, de 500 a 800 gramos.
  • Grande, a partir de 800 gramos hasta 1100. Tamaño familiar para disfrutar bien acompañado.
Torta del Casar
Torta del Casar

Torta del Casar de principio a fin

Tengo una receta que me hace disfrutar de mi Torta desde el primer día hasta el final, cuando ya no queda nada más para untar.

Cuando parece que lo queda no es más que el «envase» vacío (por llamarlo de alguna manera), es cuando puedo preparar uno de mis platos favoritos. Compro carne picada, que sofrío al punto con AOVE, cebolla y un toque de especias y vino blanco al gusto. Lo paso todo dentro del queso, le pongo su «tapa» y coloco en un recipiente apropiado de barro o cristal que pueda soportar la temperatura del horno durante unos minutos.

El resultado es una fondue de queso y carne picada digno de máxima admiración. Para los amantes de la pasta, el mismo proceso puede resultar en unos ¡espaguetis con queso inolvidables!

Como es de imaginar, un vino espumoso resulta la mejor compañía para saborear tan distinguida torta: las burbujas limpian con cada sorbo nuestro paladar y olfato, degustando cada nuevo bocado con la misma intensidad que el primero.

Quesos, quesos y más quesos, como dijo Homero: «Mi queso, mi vino, mi pan.»

¡Salud!

Para estar al tanto de novedades, no dejes de leernos.
Si tienes alguna duda o aportación, te leemos en los comentarios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.